Tel: 809-682-5237 | Email: codopsi@gmail.com

Horror, e Indignación provoca el Caso de la niña Líz María

Escrito por:

Lourdes Peña, Psicóloga Clínica/ Psicopedagoga

Por lo general los niños esperan ser protegidos por los adultos, sobre todo, a aquellos que el niño conoce y le tiene confianza. Según se ha informado, la niña   Líz María acostumbraba a frecuentar a su abusador; cuando se presenta esta conducta la edad mental del niño no es   suficientemente maduro para permitirse   comprender y/o diferenciar las caricias de una persona protectora a las caricias deun abusador. El niño no se da cuenta a simple vista que están siendo objeto de abuso, lo que provoca que éste lo normalice y el abuso sea duradero.

Aunque el pedófilo puede usar la fuerza y la cohesión para someter sexualmente a la víctima, en la mayoría de los casos el pedófilo utiliza la sutileza para ganarse la confianza mostrándose como persona buena e inofensiva, ganándose el afecto del niño/a.

 El abuso sexual infantil es una conducta que se ha visto presente desde la historia del hombre, de hecho, en la Grecia antigua era una conducta común, sin embargo, no deja de ser un delito reprochable.

 Un pedófilo puede ser cualquier   persona que siente placer al abusar del niño. La pedofilia se caracteriza por la presencia de fantasías, impulsos y comportamientos sexualmente   excitante, recurrente e intenso relacionado con los niños. La pedofilia es una conducta que la practican mayormente los varones y las niñas tienen mayor vulnerabilidad de ser abusadas que los niños. La pedofilia no es una enfermedad propiamente, ni una desviación sexual. Aunque puede ser tratada con fármaco y psicoterapia, no tiene cura.

No existe un perfil especifico del pedófilo, pero las investigaciones apuntan una serie de indicadores:

  • Tienden a ser personas de mediana edad o de edad avanzada
  • Son solitarios y con serias dificultades para establecer relaciones heterosexuales
  • En su historia de vida sufrieron   abandono, abuso y maltrato.
  • Suelen ser personas con baja autoestima y con pocos recursos para hacer frente al estrés y autocontrol.
  • En ocasiones, puede estar ligada a personas con bajo nivel intelectual y/o discapacidad

El abuso sexual infantil es una conducta muy dañina, pues, si la victima logra sobrevivir, los recuerdos duran toda la vida. Es de suma importancia que el estado a través de los diferentes ministerios se haga eco de este flagelo, que es más frecuente de lo que se ve y de lo que logran salir a la luz pública. Por desgracia, nuestra cultura, nuestra gente, ve el abuzo sexual como una conducta que no trasciende más allá   del momento en que ocurre, y tienden a callar o negociar, en este sentido, como psicóloga clínica con experiencia en trabajo de recuperación emocional del adulto abuzado en su niñez, puedo argumentar que el abuzo sexual provoca hondas heridas emocionales que afectan significativamente a la víctima en su niñez, adolescencia, la adultez.  Un aspecto importante en su recuperación es la forma como lo asume y lo maneje la familia.

Recomendaciones potenciales para detectar conductas orientada al abuso sexual

  • Enseñar educación sexual al niño sobre su propio cuerpo y que el mismo debe ser respetado.
  • Evitar dejar los hijos al cuidado de personas que no sean responsables
  • Tener cuidado con la confianza, a quien le dejamos los niños
  • No dejar el niño al cuidado del adolescente, el uso de contenido inapropiado por parte de esto pone a los niños en vulnerabilidad
  • Educar al niño para que desarrolle la capacidad de reacción de pensamiento crítico, de autovaloración, de sentir que es una persona de respeto.

¿Qué debo hacer si mi hijo me confiesa que está siendo abusado?

  • Si usted sospecha que su niño/a esta siendo abusado, maneje la información discretamente y actué acudiendo a la fiscalía de niños niñas y adolescente y permita que realicen las investigaciones de lugar.
  • Actué con moderación frente al niño, aunque a usted le duela, cuide su reacción al impacto de la información.
  • Permita que el niño hable libremente, créale, evite que sientas culpa, no lo juzgue.
  • Protéjalo, evite que esa persona pueda tener alguna cercanía con el niño mientras las autoridades investigan.
  • Vamos a promover y a psicoeducar a nuestros niños y padres de familia, en conjunto con la escuela y los diferentes organismos sociales para que el abuso infantil sea denunciado y castigado como lo establece la ley.